Translate

jueves, 29 de septiembre de 2011

EL AMÁS ALLA EN EL ANTIGUO EGIPTO

Los egipcios creían en la vida después de la muerte y deseaban que sus almas vivieran para siempre. Por ello idearon un medio de preservar los cuerpos mediante el embalsamamiento o momificación. El cuerpo embalsamado se colocaba en un ataúd para protegerlo y custodiar el espíritu. Al principio solo los faraones eran momificados, pero hacia 2300 a.C. ese privilegio se extendió a cualquiera que pudiera costearlo. Por esa época los cuerpos empezaron a colocarse en ataúdes dobles, uno con la figura de la momia y el otro de forma rectangular. Las primeras pirámides representaban una escalera por donde el faraón debía subir para unirse con el sol. Más tarde se construirán con las caras inclinadas. Los ataúdes de los faraones se ponían en sarcófagos que eran enterrados dentro de las pirámides.

El descanso eterno de un faraón
Una barca fúnebre transportaba el cuerpo por el Nilo hasta un templo en el valle, de ahí era llevado por una calzada hasta la pirámide. Luego era elevado hasta un pasaje que conducía a la cámara real en el centro de la pirámide.

Diosa gata egipcia
Cuando morían, los gatos consagrados a Bastet, la diosa gata, eran momificados.

Las tumbas reales de Gizeh
Las pirámides de Gizeh fueron construidas entre 2550 y 2470 a.C. La más famosa es la del faraón Keops, cuya altura es de 148 m y se calcula que fue construida con 2,300.00 bloques de piedra.

El antiguo arte de la momificación
La palabra "momia" es de origen árabe y significa "cuerpo preservado con brea". El procedimiento consistía en retirar todas las vísceras del cuerpo excepto el corazón, pues se creía que se controlaba el pensamiento y la acción, necesarios para la vida en el más allá. El cuerpo era lavado con hierbas y vino de palma, se cubría con carbonato de sosa (secante y antiséptico) y se dejaba secar. Luego se rellenaba con lino y especias para devolverle su forma original, y se cubría con resinas impermeables. Al final se envolvía con tiras de lino y se colocaba en un ataúd.

Cubierta protectora
El sarcófago protegía a la momia de los ladrones, pero también albergaba el espíritu del muerto. Hacia 650 a. C., una mujer llamada Seshepenmehit fue enterrada en estos sarcófagos, que se encajaban uno en el otro.

Vasijas para los órganos
Las vísceras de la momia eran guardadas en cuatro vasijas o cánopes. Se adornaban con el rostro de dioses o de la persona muerta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada